PROCESO DE OCUPACION 

 

El norte cordobés estuvo primeramente ocupado por indios comechingones y sanavirones. Estas culturas, muy poco desarrolladas, se reducían a pueblos y rancherías dispersos en el espacio, con una arquitectura elemental de ramas , palos, paja y tierra apisonada o adobe crudo.

 

Eran tribus poco belicosas y vivían de la recolección , caza, pesca y ganadería.

La radicación española se efectuó en areas que habían sido elegidas por el hombre autóctono localizándose en modestas concentraciones siendo zonas de encomiendas y de reducciones.

 

Estos poblados históricos surgen de la intención de unir el norte ya colonizado con el puerto del Buenayre, en una política de ocupación del territorio (Ojo de Agua- Pozo del Tigre- Chañar- Caminiaga –  San Pedro Norte – Tulumba – Macha y Totoral;  y alternativamente Ojo de Agua – Río Seco – La Dormida – Simbolar – Las Peñas – Totoral – Sinsacate, etc. ). Al norte de la provincia de Córdoba durante los siglos XVI y XVII se desarrolla un sistema de ocupación a través de diversas prácticas institucionales que sentarán las bases económicas de la región. A ello se agregó un sistema de postas que integraron los asentamientos dispersos en un sistema de poblados ligados por los caminos reales.

 

En el caso particular de Villa Tulumba, tiene sus orígenes en las estancias concedidas como mercedes; es un de los poblados más antiguos de la provincia de Córdoba y se localiza donde se ubicaron las primeras grandes haciendas que se otorgaron a los `primeros conquistadores en mérito de sus servicios.

 

Tulumba comienza a cobrar importancia a fines del siglo XVII, y  en esa época, como testimonio de su consolidación se levanta en 1715 una capilla dedicada a la devoción de la Virgen del Rosario, construída en ciclópeos muros de adobe y piedra.

 

A fines del siglo XVIII esta Villa es una de las regiones más pobladas, productivas y comerciales de la provincia. Atravesada por el Camino Real, se comunica con Santiago del Estero y sostiene relación con Chile, vía Catamarca.

 

La principal actividad de la zona fue el engorde y la cría del ganado mular ( vendido en la Villa Imperial de Potosí ), acompañado de la cría del ganado caprino y cultivo de frutales.

 

En 1749 Tulumba se convierte en curato, separandose de Totoral e Ischilín.n el norte de la provincia, entre los poblados elegidos por Sobremonte, en su gestión de consolidación administrativa del territorio provincial, se encuentran Villa Tulumba, San Francisco del Chañar, Villa María del Río Seco y Villa Quilino, cuya elección se realizó bajo un prolijo estudio.

 

Finalmente en 1798, Sobremonte eleva su solicitud de fundación de la Villa del Valle de Tulumba.

 

Para la Villa de Tulumba y su área de influencia, se estableció lo que puede considerarse la hegemonía de la familia Reynafé que por las actividades de sus miembros ( religiosas, culturales, económicas y muy especialmente militares ) dominan el período, entre los años 1810 y 1830.

 

Las décadas del ´30 y del ´40 se generalizan por  una situación de estancamiento generada por los conflictos y la anarquía reinante a nivel nacional.

Otro dato importante aparece en 1856, cuando el gobernador Roque Ferreira divide, en virtud  de su importancia el Departamento Tulumba al norte y Totoral al sur.La introducción de novedades económicas en las décadas del ´60 al ´80, ferrocarril y telégrafo, inmigración y agricultura extensiva, incidirán en el reordenamiento de las regiones provinciales y de sus características demográficas.

 

En Villa tulumba se inicia un ininterrumpido proceso migratorio. De los numerosos linajes históricos tulumbanos, se inicia el desplazamiento hacia el sur; las subdivisiones de las grandes propiedades que reducen la capacidad productiva tradicional, colaboran con el tal desplazamiento. Durante los años 1882 y 1892 se construye el nuevo templo en honor a Nuestra señora del Rosario, hoy Santuario Mariano, en reemplazo del anterior en ruinas. 

 

A  fines del siglo XIX   se incorporan algunas familias aisladas de origen árabe, orientadas fundamentalmente a la actividad comercial y en la segunda década del siglo XX, por su fama de características climáticas adecuadas para  tratamientos pulmonares, algunas familias de origen francés se localizan transitoriamente en el lugar, y conservan hasta la actualidad viviendas de veraneo de uso estacional. Todas estas incorporaciones no lograron frenar el proceso de estancamiento.

 

Ya en el siglo XX, el desarrollo del transporte automotor instalará sus principales rutas ignorando a Villa Tulumba y a otros poblados de la subregión; la ruta pavimentada que hoy vincula se construye a mediados de la década del ´70 y recién en 1986 la Villa es provista de teléfonos.

Anuncios

Edificios con historia

visitantes

  • 4,548 visitas

A %d blogueros les gusta esto: